SSD Samsung 850 PRO

SSD Samsung 850 PRO

En otros artículos de Foto DNG ya hemos hablado de la importancia del equipamiento informático para el profesional de la fotografía, como los sistemas NAS para nuestro archivo y Backups, la red WAN, LAN y WiFi y software que utiliza a diario un profesional de la fotografía, que cada vez adquiere más importancia junto al equipo tradicional como puede ser la cámara, objetivos, iluminación y demás.

Con el paso del tiempo y uso de software fotográfico y de maquetación cada vez más exigente en cuanto a consumo de memoria de nuestro PC, a medida que pasa el tiempo se va haciendo más imprescindible la actualización de nuestro equipo y es en ese punto, que cuando nos planteábamos un aumento de memoria en el equipo principal nos han recomendado que probásemos a sustituir el disco duro principal por una unidad SSD. Gracias a IDATA (www.idata.es) que siempre han estado dispuestos a colaborar con Foto DNG, nos hacen llegar una unidad SSD de Samsung (DNG Photo Magazine 106), concretamente la Samsung SSD 850 de 256GB y que gracias a que nos la ceden para su uso en Foto DNG, sustituimos definitivamente el anterior disco de sistema.

El primer paso ha sido poner la unidad SSD en un adaptador de 2,5” a 3,5” y cambiar el anterior disco por la nueva unidad y volver a instalar el sistema operativo, podríamos haber realizado un clonado del disco, pero preferimos comenzar con un sistema recién instalado para aprovechar al máximo el rendimiento. El equipo es un Pentium Dual-Core a 3GHz con 8GB de RAM sobre el que se instala un Windows 7 Ultimate de 64bits y diversos programas como el paquete de LibreOffice y los programas de Adobe Creative Suite CC en los que esperamos obtener un incremento del rendimiento.

La primera prueba a realizar es medir el tiempo de arranque del Sistema Operativo, desde que pasa el proceso POST de la BIOS (Power On Self Test o Auto Prueba de Encendido), hasta que nos encontramos en el escritorio totalmente operativo. El tiempo nos ha sorprendido gratamente, a pesar de que esperábamos un aumento de rendimiento tanto por una instalación limpia del SO como por la mejora en velocidad del SSD, obteniendo un tiempo de 17,7 segundos en la primera prueba y 18,4 y 17,1 en la segunda y tercera, con una media de arranque del Sistema Operativo de menos de 18 segundos, siendo este tiempo antes de la sustitución del disco duro de alrededor de dos minutos, aunque para ser justos, también influye mucho el que se trate de una instalación limpia frente a un sistema con una instalación de más de un año funcionando.

Parece que se notan apreciablemente los tiempos de arranque del SO, así que vamos a probar el tiempo de arranque de PhotoShop CC 2014. Obtenemos tres tiempos, de 3,4 segundos en el primer arranque y de 2,8 y 3.1 segundos en el segundo y tercer arranque, espectacular, tenemos un tiempo de arranque de escasos tres segundos de media.

Además hemos probado a abrir muchos archivos de más de veinte megas para ver si empezábamos a notar que cada vez se iba haciendo más lento y el resultado ha sido excelente sin llegar a notar la lentitud anterior. Cuando el sistema operativo se queda sin memoria para atender una tarea utiliza la memoria Swap (memoria de intercambio o memoria virtual) que en realidad es un archivo situado en nuestro disco duro, y debido a la diferencia de velocidad del disco duro con respecto a la memoria RAM, es por lo que notamos esa lentitud. Al situarse el archivo de memoria virtual en el SSD, estamos acelerando considerablemente la velocidad de nuestra RAM virtual y a un precio menor que el necesario para aumentar la RAM (aunque la memoria RAM aún tiene velocidades superiores a la de los discos SSD).

Seguimos con las pruebas y ahora vamos a hacer doble click sobre un archivo de libro de InDesign, el que utilizamos para este número de la revista (un libro de InDesign es un conjunto de archivos de InDesign que componen un todo y son los que utilizamos para cada número de la revista), en este caso el archivo a abrir consta de quince archivos de InDesign CC 2014 que componen el número actual. La primera apertura de InDesign con el libro se realiza en 5,4 segundos, siendo los tiempos de la segunda y tercera apertura de 5,1 y 5,3 segundos.

Excelente, seguimos obteniendo unos tiempos muy buenos, poco más de cinco segundos en la apertura del programa y los archivos de libro, notándose además que a pesar de tener varios programas abiertos simultáneamente (InDesign, PhotoShop, LibreOffice, Acrobat, varios navegadores Chrome y FireFox, etc.), todavía tenemos un excelente rendimiento en el sistema.

Pasemos a las pruebas de velocidad de lectura y escritura ejecutadas con Crystal Disk Mark, antes de ver los resultados debemos tener en cuenta que la prueba realizada tiene sus limitaciones al estar conectado el disco SSD en un SATA II (SATA/300), soportando la unidad probada una conexión SATA III (SATA/600) por lo que podría llegar a rendir hasta un máximo teórico de 600 MB/s si dispusiésemos de la conexión SATA III, los datos oficiales del Samsung SSD 850PRO de 256GB son de una lectura secuencial máxima de 550 MB/s y 520 MB/s en escritura secuencial (siendo de 470MB/s en el modelo de 128GB).

Veamos pues las resultados arrojados en el test y que han sido de una lectura secuencial de 230.4 MB/s llegando en algunas de las pruebas a alcanzar los 238.3 MB/s, alcanzando en la escritura secuencial los 231.8 MB/s y hasta los 236.5 MB/s.

Data SSD Samsung 850 PRO

Si los comparamos con los datos del Disco interno de platos de 2TB utilizado para el almacenamiento, que nos dan un máximo de 88.27 MB/s en lectura secuencial y de 86.35 MB/s en escritura secuencial (además de la gran diferencia en los demás parámetros de lectura/escritura aleatoria), vemos que la ganancia en rendimiento es increíble y que merece la pena invertir en un SSD Samsung 850 PRO para aumentar considerablemente el rendimiento de nuestro equipo, sobre todo en tareas de alto consumo de RAM como suelen ser las labores habituales de un profesional de la fotografía.

Con un peso de 66 gramos y capacidades de 128GB, 256GB, 512GB y 1TB y una duración estimada de 2 millones de horas, nos encontramos ante una unidad de excelentes prestaciones y de la que nos queda pena de no poder probar y aprovechar todas sus capacidades de velocidad por la limitación del SATA II, con un precio cada vez más asequible de los discos SSD, este Samsung 850 PRO es una opción muy recomendable y muy a tener en cuenta para un uso profesional de nuestro equipo.

Sección Patrocinada por:

Sección patrocinada por...