Tips para optimizar tu red inalámbrica

Linksys Smart Wi-Fi.

LINKSYS, a través de su gran experiencia en soluciones de red para el hogar y las empresas, brinda consejos prácticos para tener la red de tus sueños en casa u oficina.

No es suficiente con sólo conectar el modem o router para contar con una red estable y eficiente que cubra nuestras necesidades, tampoco es forzoso tener conocimientos de ingeniería en sistemas para conseguirla. Linksys®, marca experta en crear entornos de red robustos, comparte algunos sencillos consejos que te ayudarán a tener la mejor de las redes sin invertir demasiado tiempo, ni dinero.

Lo problemas más comunes a los que puedes enfrentarte son por ejemplo experimentar una reducción en la velocidad al navegar en Internet, aumento de los intervalos y el tiempo de carga de la red inalámbrica, por mencionar algunos. Para lograr impulsar la red haz lo siguiente:

  1. La clave está en la ubicación del router. Para obtener la señal más potente, un rendimiento óptimo y el área de cobertura más amplia es importante colocar el router en el centro del hogar, lejos de las paredes u otras obstrucciones. Por sobre todas las cosas deberás evitar colocarlo en un armario o en una oficina trasera.
  2. Al usar la red, considera acortar la distancia entre el router y tus dispositivos inalámbricos. Si tu casa es grande la señal inalámbrica podría no alcanzar a llegar a todas las áreas del hogar, por ejemplo en la terraza o jardín. La solución la encontrarás añadiendo un extensor de alcance alámbrico, de esta manera amplificarás la señal Wi-Fi cubriendo más áreas de la casa y más allá del router, además de aumentar la velocidad de la red.
  3. Es muy importante estar al día con las actualizaciones de las últimas tecnologías Wi-Fi. Con la proliferación de los dispositivos inalámbricos en el hogar, las actividades que usan un gran ancho de banda, como la transmisión de videos, que pueden disminuir las velocidades de la red. Si experimentas esto y tu router funciona con tecnología Wireless A, B, G o N, considera la opción de actualizarte a Wireless AC, ya que la capacidad es insuficiente para el uso que requieres. La tecnología AC te dará un enorme impacto en el rendimiento de tu red inalámbrica.
  4. Revisa el módem o el paquete de servicio de Internet que contrataste. Es muy común que al contratar el servicio de Internet el proveedor te entregue un módem, durante la instalación. Si hace mucho tiempo que lo tienes es momento de actualizarlo. Por otra parte, si cuentas con un plan de Internet básico provisto por la empresa de cable y mayormente juegas o reproduces videos o audios es probable que necesites contratar otro servicio que brinde un mayor ancho de banda. Es importante saber que la velocidad del router es tan buena como la velocidad del módem o de tu plan de servicio de Internet.
  5. Reduce la interferencia inalámbrica. Las redes inalámbricas vecinas, los teléfonos inalámbricos, los microondas y los monitores de bebés pueden hacer interferencia con la señal y provocar una caída en la cobertura. Puedes alejar el router de estos dispositivos si notas que eso soluciona el problema o bien, cambiar el canal y la SSID en el router.
  6. Separa las aplicaciones que utilizan gran parte de la banda ancha. La reproducción de videos y de juegos puede utilizar una gran parte de la banda ancha, lo que hace que las velocidades inalámbricas sean más lentas para todos en el hogar. Intenta usar la herramienta de Priorización de medios, en routers Linksys Smart Wi-Fi, para dar preferencia a la mayoría de las aplicaciones que más la necesitan.
  7. Optimiza las configuraciones del router y del adaptador. En el mejor de los casos, los routers Wireless-N se emparejarán con los adaptadores Wireless-N y los routers Wireless-AC con los adaptadores Wireless-AC. Sin embargo, en la mayoría de los hogares tienen una mezcla de dispositivos G, N y AC que están conectados a la red. Si esta es la situación, configura el modo de red inalámbrica del router en Mixed (redes combinadas). Si tienes un router de banda dual, simplemente coloca los dispositivos existentes en la banda de 2,4 GHz y la tecnología más reciente en la banda de 5 GHz.
  8. Actualiza tu firmware. En algunas ocasiones, el firmware desactualizado puede causar un rendimiento pobre o caídas en las señales inalámbricas. Además, los fabricantes de los dispositivos pueden enviar actualizaciones inalámbricas a través de firmware/software. Actualizarlo es tan sencillo como lo haces con las aplicaciones de tu teléfono inteligente.
  9. Aumenta la seguridad inalámbrica. Si alguien se está robando señal de Wi-Fi, puede causarte una reducción en la velocidad y la conectividad dentro de tu red doméstica y comprometer la información personal. Incluso si tienes contraseña, los hackers pueden encontrar la manera de ingresar a la red. Es importante que uses WEP, WPA o WPA2 como el modo de seguridad inalámbrico para mantener la conexión como privada.
  10. Configura reinicios automáticos. ¿Tienes que desenchufar y volver a cargar el router con frecuencia para resolver los problemas con la velocidad o las bajas en la señal? Si es así, coloca tu router en un temporizador del tomacorriente para que se reinicie de manera automática una vez al día, a la semana o al mes. Programa esto mientras está en el trabajo o en la escuela para que no se interrumpa la señal inalámbrica cuando está en su hogar.

Una vez que pongas en práctica estos tips notarás un gran incremento en la velocidad de tu internet lo cual se reflejará también en tu tranquilidad y confort al navegar con gran facilidad como siempre lo quisiste.

Sección Patrocinada por:

Sección patrocinada por...