Cinco consejos para fotografiar la “Luna de sangre”, por David Noton

Durdle Door, Jurassic Coast, Dorset, Inglaterra

El próximo viernes, 27 de julio, tendrá lugar el eclipse lunar más largo de los últimos 100 años. Este acontecimiento teñirá de rojo la luna y por ello se llama luna de sangre. España es uno de los países afortunados que podrá disfrutar de la luna de sangre a simple vista a partir de las 20:00.

El Embajador de Canon y famoso fotógrafo de paisajes David Noton ha compartido con nosotros sus mejores consejos a tener en cuenta cuando fotografiemos esta ocasión única.

Descárgate las aplicaciones adecuadas para estar al día

La posición del Sol en el cielo, en cualquier momento del día, varía de forma importante en función de la latitud y la estación del año. Pero no ocurre lo mismo con la Luna, ya que su desplazamiento por el firmamento está gobernado por su compleja órbita elíptica alrededor de la Tierra. Dicha órbita está sujeta a variaciones mensuales, en vez de estacionales, ya que la Luna se mueve de acuerdo a su ciclo lunar. El resultado se plasma en grandes diferencias en los tiempos de salida y su trayectoria por el cielo. Afortunadamente, ya no tenemos que recurrir a tablas de pesos para consultar el comportamiento de la Luna; podemos simplemente descargar una aplicación en nuestro móvil. Photographer’s Ephemeris es útil para facilitarnos las horas de salida y puesta de la Luna, orientaciones y fases; la app Photopills, por otra parte, proporciona información completa sobre la posición de la Luna en el cielo.

Con estos dos recursos, estoy planeando fotografiar la salida de la luna de sangre, en Dorset (Inglaterra). Mi objetivo será capturar la luna en los quince primeros minutos de la salida de la luna de manera que esté baja en el cielo y pueda ponerla al lado de algún objeto en el horizonte para comparar la escala; Puede ser algo tan sencillo como un árbol en una colina.

Invierte en un objetivo con un zoom óptimo

El próximo viernes, uno de los retos más importantes al que nos enfrentaremos es que la Luna aparezca lo suficientemente grande en el encuadre, de forma que se puedan ver todos y cada unos de los cráteres en su superficie, llena de marcas. Esta es una tarea normalmente reservada a los astrónomos, quienes utilizan telescopios muy potentes, pero si utilizas un teleobjetivo largo, de unos 600 mm de longitud focal, sobre una cámara réflex digital (DSLR) con sensor de formato completo, podrás hacerlo, dependiendo de la composición que elijas. Yo utilizaré la Canon EOS 5D Mark IV, con un objetivo EF 200-400 mm f/4L IS USM, con multiplicador 1,4 x.

Utiliza un trípode para captar los detalles con la mejor calidad

Cuando encuadres la escena, te darás cuenta de algo de forma inmediata. Seguir a la Luna es increíblemente difícil, ya que se va moviendo por el cielo de una forma sorprendentemente rápida. Dado que utilizarás un teleobjetivo largo para este disparo, es muy importante invertir en un trípode muy estable, que te ayudará a captar la mejor imagen posible. Aunque será tentador captar las fotos con la cámara en las manos, es importante recordar que el sujeto que vas a fotografiar se encuentra a 384.000 kilómetros de distancia y que, incluso aunque hayas ajustado una velocidad de obturación rápida, los movimientos más minúsculos se multiplican.

Integra la Luna en tu paisaje

Aunque las imágenes en las que la Luna aparece grande en el encuadre pueden mostrar gran detalle, serán, esencialmente, de apariencia astronómica. Personalmente, soy más dado a aprovechar el encanto lunar como un elemento de mis paisajes o a utilizar la luz de la Luna como fuente de iluminación. Esto último resulta difícil, ya que la cantidad de luz que refleja la Luna es muy escasa, mientras que la superficie lunar, en comparación, es mucho más luminosa. Hasta ahora, la fotografía nocturna requería exposiciones muy, muy largas, pero con cámaras como la Canon EOS-1D X Mark II y la Canon EOS 5D Mark IV es posible conseguir muy buenos resultados con una iluminación extremadamente baja. Se ha abierto, para los fotógrafos, un nuevo mundo de oportunidades nocturnas.

Controla bien la velocidad de obturación más adecuada para el sujeto

El uso más evocativo y genuino de la Luna en fotografía de paisaje procede de situaciones en las que la luz en la Luna se equilibra con la penumbra del firmamento a su alrededor. Este tipo de imágenes tiene un atractivo, sensación y credibilidad muy sutiles.

Por definición, cualquier escena que incorpore una visión media o angular va a mostrarnos la Luna como un pequeño punto de luz, pero su presencia se sentirá. Nuestros ojos se verán atraídos de forma natural hacia ella, por muy insignificante que nos parezca. Por supuesto, el tema de la velocidad de obturación siempre está presente: con una exposición demasiado lenta, veremos que se convierte en una mancha lunar poco atractiva, incluso aunque utilices un objetivo angular.

En una noche clara, el control de la velocidad de obturación de tu cámara es fundamental para fotografiar la Luna. Una exposición a 1/250 de segundo, con una abertura f/8, a 100 ISO (según la longitud focal) es lo que necesitarás para parar el movimiento y evitar que la Luna salga desenfocada. Si dominas bien la técnica, con una cámara de alta calidad, como la Canon EOS 5DS R, ¡podrías ser capaz incluso de ver las doce cámaras que fueron abandonadas en la Luna por la NASA en los años 60!

Acerca de David Noton:

El porfolio de imágenes de David incluye fotografías de paisaje y viajes espectaculares, algunas de las cuales han sido galardonas con el premio “Wildlife Photographer of The Year” (Fotógrafo de Fauna Salvaje del Año) de la BBC. David lleva más de tres décadas liderando su especialidad. A sus 60 años, David sigue trabajando en su especialidad de paisajes y fotografía de viajes, con sus cámaras y objetivo Canon favoritos: EOS 5DS R, EOS 5D Mark IV, EF 24-70 mm f/2,8L II USM.

David Noton