SONY: Imágenes más nítidas para la cirugía

SONY: Imágenes más nítidas para la cirugía

Aunque este cambio no se producirá de la noche a la mañana, el 4K es el siguiente paso lógico para mejorar las imágenes durante las intervenciones, según cuenta John Herman, responsable de marketing europeo de soluciones de uso quirúrgico de Sony Medical.

Los vídeos de definición estándar (SD) proporcionaban a los cirujanos una imagen de 680 por 480 píxeles pero a lo largo de los últimos ocho años los hospitales han migrado progresivamente al vídeo de alta definición (Full HD), que ofrece imágenes más nítidas con 1920 por 1080 píxeles.

«Si hubieras preguntado a un cirujano si estaría dispuesto a volver atrás y renunciar al HD, este te hubiera respondido con un no tajante. Habría argumentado que la definición estándar ya no cumple con los requisitos de cuidado estándar y que incluso podría suponer un riesgo para el paciente», afirmó Herman.

Del mismo modo, señala que los cirujanos estarán listos para adoptar la ultra alta definición del 4K, una resolución cuatro veces superior a la del Full HD.

«Proporciona una imagen mucho más nítida con una mayor sensación de profundidad, lo que para los cirujanos significa poder diferenciar mejor los vasos sanguíneos u otras estructuras microscópicas. Asimismo, les da una mayor confianza en el diagnóstico de lo que están viendo, así como en sus movimientos y acciones quirúrgicas. El 4K también ofrece una gama de colores mejorada que permite reproducir colores realistas y que podría mejorar el pronóstico de los pacientes gracias a un procedimiento mejorado visualmente», declaró.

Al igual que con HD, la próxima generación de imágenes 4K se crea en una cadena de vídeo cerrada desde la fuente al resultado final. De esta forma, en el quirófano, la señal de vídeo se genera en la cámara del endoscopio, la del microscopio quirúrgico o la cámara instalada en un brazo de robot sobre la mesa de operaciones para los procedimientos de cirugía abierta.

«Las fuentes 4K requieren el cuádruple de ancho de banda para transmitir la señal en comparación con HD. Los cables de vídeo estándar no resultan prácticos para transmitir imágenes 4K de forma eficaz, ya que se necesitarían cuatro cables. Con este fin hemos diseñado una nueva plataforma capaz de convertir la señal de vídeo a formato IP y de transmitir contenido 4K a través de un único cable», explicó Herman.

El contenido puede enviarse a cualquier lugar del hospital mediante la conexión LAN para compartirlo o almacenarlo. Para ver la imagen, los datos se convierten de nuevo a un formato de vídeo y, aunque este se puede reproducir en cualquier dispositivo HD o 4K, solo se puede apreciar la resolución y la nitidez original en un monitor 4K.

Esta cadena integral resulta fundamental en el quirófano, donde no se pueden producir retrasos en la cadena de procesamiento, y es precisamente donde Sony Medical aporta la experiencia y las capacidades únicas de su departamento de retransmisión en directo.

«El cirujano que trabaja con una cámara endoscópica no puede tener latencia en la imagen; de lo contrario, el movimiento de las manos de este mientras visualiza la imagen no estaría coordinado», aclaró Herman. «Cualquier retraso visible haría que el cirujano no pudiera llevar a cabo la operación».

Sony Medical es la única empresa en el sector de imágenes quirúrgicas que proporciona todos los eslabones de la cadena 4K.

«Es cierto que hay una gran competencia para los monitores o los grabadores quirúrgicos en los distintos segmentos, pero en la cadena 4K, desde la adquisición de la imagen a su procesamiento, desde la grabación a la visualización, nuestra propuesta es única. Somos la única empresa que cuenta con un flujo de trabajo 4K completo y ninguna otra ofrece nuestra variedad de productos complementarios», afirmó.

«Hemos sido los primeros en presentar monitores 4K para uso médico, así como un sistema de grabación en 4K para cirugía. Ahora acabamos de lanzar al mercado un sistema de gestión de contenidos 4K y en breve presentaremos nuestro sistema de vídeo 4K a través de IP», continuó Herman. Para fuera del quirófano, Sony también ofrece una amplia gama de dispositivos 4K líderes para la formación y educación, entre ellos monitores LCD 4K, proyectores láser 4K y soluciones de presentación de vídeos 4K.

Asimismo, explicó que Sony es líder mundial en sensores de imagen y tecnología de procesamiento de imágenes, y añadió que los módulos de cámara de muchos de los endoscopios más utilizados son de Sony.

Al mismo tiempo, aclaró que una de las funciones más destacadas del sistema IP de Sony 4K es una arquitectura abierta diseñada a partir de los estándares de la industria y sin requisitos de patente, lo que proporciona a los hospitales la flexibilidad necesaria para conectar cualquier dispositivo o monitor que deseen.

Hace más de 30 años que Sony Medical tiene una fuerte presencia en los quirófanos, «hasta el punto en el que diría que la gran mayoría de hospitales en Europa utilizan nuestros equipos».
Gracias a la infraestructura necesaria para la conversión a Full HD, muchos hospitales están listos para compartir contenido desde un servidor o un sistema de gestión de contenidos (CMS, por sus siglas en inglés). Además, la necesidad de contar con capacidades digitales en otras áreas del ámbito sanitario, como en los sistemas de archivado y transmisión de imágenes (PACS) y los registros electrónicos, significa que la mayoría de los hospitales cuenta con una infraestructura de TI estandarizada compatible con el vídeo a través de IP.

Hay dos áreas en las que la conversión a 4K presenta desafíos que deben tenerse en cuenta para la planificación.

Muchos hospitales ya tienen dificultades a la hora de planificar el archivado de los archivos de vídeo en HD y, con el 4K, estos problemas solo irán a más. Los archivos 4K pueden ser hasta cuatro veces más pesados que los archivos HD. No obstante, gracias al formato XAVC-S de Sony, estos archivos 4K podrán reducirse a un factor de 3 en función de los ajustes de calidad de la imagen. Esto supone un ahorro considerable en costes derivados del almacenamiento y un gran ahorro en el hardware informático necesario para la edición.

La siguiente área es el propio quirófano. Mientras que las imágenes HD pasan por un cable de vídeo, el cableado de fibra óptica es un requisito indispensable para que el 4K muestre en tiempo real el procedimiento quirúrgico que se está realizando. Incorporar esto a un quirófano requiere un cuidado especial y gran experiencia.

La actualización a 4K dentro del quirófano ofrece nuevas oportunidades para que los cirujanos accedan a más información cuando la necesiten, tengan la capacidad de compartir las imágenes de varias fuentes, como TAC o IMR de sistemas PACS, historiales de pacientes o datos preoperatorios en un único monitor 4K de gran tamaño. Asimismo, Herman espera que el deseo de los cirujanos de contar con una visualización en 4K desencadene la adopción de esta tecnología.

Más allá de mejorar las imágenes para la cirugía endoscópica, Herman señaló que Sony está colaborando con empresas para estudiar el potencial de la tecnología 4K en la microcirugía.
Debido al trabajo tan preciso que se requiere en neurocirugía o cirugía oftálmica, los cirujanos de hoy en día pasan mucho tiempo, a menudo horas, mirando a través de un microscopio. La tecnología de módulos de cámara 4K es lo suficientemente compacta para integrarla dentro del microscopio para que genere una imagen nítida en 4K en un monitor 4K para cirugía, que permitiría a los cirujanos levantar la vista y ver cómo mueve las manos, en lugar de estar mirando a través de un binocular.

«Creo que es posible que el 4K nos permita desbloquear formas innovadoras para realizar las intervenciones quirúrgicas gracias a la calidad de la imagen», concluyó.

Más info: www.pro.sony.eu/products/medical-home

Sección Patrocinada por:

Sección patrocinada por...