Proyecto de recolección de basura en los océanos con un dron

The Plastic Tide con DJI

La organización ambiental inglesa, ‘The Plastic Tide’, utiliza la tecnología de vuelo de drones para detectar, categorizar y eliminar basura concentrada en los océanos.

La organización utilizó un ‘DJI Phantom 4’ adaptado con tecnología de inteligencia artificial, para identificar y clasificar desechos; reconoce la concentración de contaminación gracias a algunos algoritmos de aprendizaje y detecta la acumulación de plástico. El equipo, modificado y calibrado por la organización, ha ayudado en la planificación de iniciativas logradas por ‘The Plastic Tide’, ya que con los datos recolectados es posible trazar estrategias y encontrar la mejor solución para los problemas.

Según la organización, se producen 78 millones de toneladas de plástico al año en el mundo, siendo la mayoría envases de alimentos utilizados sólo una vez. Se estima, también, que 25 millones de toneladas de esa basura terminan en el medio ambiente, llevando hasta 100,000 años para descomponerse completamente.

Imágenes obtenidas en The Plastic Tide con DJI

“En un inicio, la idea era limpiar las playas a través de transporte terrestre, ir sondeando y eliminando los desechos que encontrábamos. Éstos serían recolectados en una camioneta y así veríamos qué tipo de materiales eran hallados y en qué volúmenes. Pero esta idea tenía un par de obstáculos importantes: primero, necesitaría muchas camionetas, y segundo, no tenía manera de recolectar la data que se necesitaba de manera rápida y barata para contar esta historia”, contó Peter Kohler, fundador de The Plastic Tide.

“Entonces se me ocurrió: ¡Podría usar drones! Sabía que necesitábamos un dron versátil y estable para hacer el trabajo de investigación y había sólo uno en el mercado que podría realizar eso hoy en día: el DJI Phantom 4. Este dron fue esencial, ya que nos permitió capturar imágenes detalladas de las playas, mismas que necesitábamos para la próxima etapa del proyecto”, enfatizó Kohler.

Gracias a estas pruebas, se logró definir una forma ideal de recolección, obteniendo imágenes más detalladas gracias a los modos de vuelo manuales del Phantom 4, para buscar playas en altitudes más bajas. Estas imágenes fueron realizadas por la piloto Ellie Mackay.